barcelonacitytellers.com

Arte y deporte: relación e influencia de ambos en la sociedad

La importancia del deporte en la sociedad y el arte, así como su vínculo, es algo que aunque no se tenga del todo claro, se siente en el desarrollo y avance del mundo. Existen muchos elementos que ayudan a entender que una persona que ha cultivado la disciplina que implica llegar a interpretar un instrumento musical o practicar un deporte por años, suele ser alguien más ordenado y práctico en la vida.

Entre los elementos que más claramente mejoran para las personas gracias al deporte y el arte está la confianza.

De la antigua Grecia a los Juegos Olímpicos de la actualidad

Hace muchos siglos, los poetas preparaban textos honrando las hazañas de grandes atletas. No es casual que existan obras de arte de épocas antiguas, esculturas que representan claramente la acción de un atleta practicando su deporte. 

Existe algo grande, sublime incluso, en la entrega total de un atleta de alta competencia para perfeccionar su técnica, mejorar su rendimiento y enfrentarse a varios atletas que han practicado igual que él a veces durante décadas para ser grandes deportistas. De aquellas viejas costumbres se mantiene la presentación de artistas en la inauguración de las grandes competencias a nivel mundial. 

El método Pomodoro en el deporte, el arte y en la vida

El método o técnica Pomodoro consiste en trabajar o entrenar con ciclos cortos de esfuerzo y descanso. La idea es buscar un mayor rendimiento al evitar una jornada larga de 4, 6 u 8 horas de trabajo continuo.

Al aprender una partitura, un músico enfrenta un esfuerzo mental continuo, lo mismo pasa con entrenamientos deportivos e igual pasa con oficios como redactar textos o diseñar imágenes, todo representa un esfuerzo continuo que, sí sabemos dividirlo con esta técnica que nos permite trabajar con total entrega por 25 minutos continuos y luego tomar 5 minutos de descanso y repetir ese ciclo una y otra vez, estaremos optimizando ese esfuerzo y por ende, los resultados.

Cualquier que haya estudiado una carrera universitaria sabe que hay temas, en particular en áreas técnicas como matemática o estadística, que nos encuentran a veces con un cansancio que nos lleva a un momento de cero productividad, cero creatividad.

En ese momento nos sentimos obligados a levantarnos, caminar un poco, tomar un vaso de agua, ese “espacio de respiro”, es lo que usa la técnica Pomodoro para mantener al máximo o cuando menos activa y en crecimiento nuestra productividad. 

Sinfonías, óperas y combinación de las partes para formar un todo

La ópera es una de las expresiones artísticas más sublimes y complejas de la vida. Si la sinfonía nos presenta docenas o cientos de músicos en distintos instrumentos ejecutando de manera coordinada sus partituras. La ópera nos presenta una historia representada como en el teatro, pero incluye el canto, además exigiendo un nivel alto para cantar, al mismo tiempo que se combina con elementos musicales que necesariamente tienen que estar vinculados al tema o momento en la historia.

Este acto, el entender y disfrutar algo así es también un aporte gigantesco del arte a la sociedad, no debemos menospreciar las artes y el deporte haciendo una comparación burda y simplista con materias técnicas. El ser humano necesita trabajar y participar en procesos mecánicos de producción, sí, pero también necesita entender o interpretar la naturaleza, los sentimientos, las expresiones y los momentos en la historia y para ello solo el arte ofrece puertas.