barcelonacitytellers.com

Las obras de artes escénicas más extremas que debes conocer

Las artes escénicas extremas cada vez son más atractivas tanto para los artistas que se interesan en hacer arte saltándose los límites tradicionales, como para el público que también busca algo distinto, incluso algo de arte tal cual lo dice su definición, extremo.

Entendemos como Artes escénicas todas aquellas expresiones artísticas donde las personas involucradas escenifican algo. Desde el teatro, pasando por la danza, ballet, todo son artes escénicas además son muy reconocidas a nivel mundial. El Lago de los Cisnes de Tchaikovski es un ejemplo claro de artes escénicas.

¿Qué son las artes escénicas extremas?

Se consideran así aquellas expresiones que, bien sea por su argumento o porque realmente se realizan buscando situaciones riesgosas o delicadas, llevan al público a pensar en temas o ver un espectáculo que le mantiene pensando sobre los riesgos o amenazas en la situación de los artistas o para la sociedad en el argumento de la obra.

Normalmente el arte escénico extremo lo realizan compañías o agrupaciones de baile o teatro, pero algunos artistas de manera individual han presentado artes escénicas extremas que se convirtieron en gritos a la sociedad, removiendo el pensar y el sentir del público con argumentos pesados. 

Marina Abramovic

Abramovich es una de las mejores representantes de la esencia de las artes escénicas extremas. Sus representaciones suelen traer cargas de crítica a la sociedad o reflexiones sobre la vida y la muerte, los procesos de transición del ser humano y áreas afines. 

Andrew Russeth from New York, New York, CC BY-SA 2.0 https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0, via Wikimedia Commons – cropped

Nude with Skeleton

Es una famosa puesta en escena donde ella misma está acostada, debajo de un esqueleto, la obra en sí trata de mirar la respiración del cuerpo vivo, cuyo movimiento hace que parece que el esqueleto estuviera respirando. Una representación de la vida y la muerte.

Ritmo 10

Otro performance de arte escénico extremo, Ritmo 10 nos lo muestra la propia artista cuando, sentada en una mesa, juega con un cuchillo clavándose repetidas veces en movimientos frenéticos entre los dedos de su mano abierta sobre la mesa. Hasta ahí puede parecer una actitud conocida en algunas jovencitas deprimidas, pero luego viene lo verdaderamente extremo, habiéndose cortado más de una docenas de veces de manera casual, ahora Marina intenta reproducir sus movimientos de manera exacta, cortándose el mismo número de veces con una repetición de los hechos pero ahora imitando intencionalmente lo no intencional. Imitar el azar.

Ritmo cero

Quizás más conocida ha sido Ritmo cero. En esta obra, Marina se propuso pasar 6 horas sin moverse, avisando al público que no haría nada, no se movería, sin importar en absoluto lo que hiciera nadie del público. Dejó en una mesa más de 70 objetos para que quien quisiera usará cualquiera. Entre los objetos había tanto flores como cuchillos y hasta una pistola cargada. Esta obra, considerada una muestra de la naturaleza humana, llegó a altos niveles de violencia, siendo Marina agredida, incluso cortada con el cuchillo, pero se mantuvo firme hasta el final. 

Spencer Tunic

Spencer Tunic es otro artista que suele desarrollar escenografías de arte extremo. En este caso dispuestos para mantener el momento en sus fotografías. Son famosas sus fotografías de cientos de personas desnudas en lugares o posiciones extravagantes.

Pero las artes escénicas más extremas hoy día tienen que ver con escenografías de baile, pensadas y llevadas a cabo en situaciones extremas, superficies de riesgo y similares.